miércoles, 22 de junio de 2011

Daniela Fernandez, la ex movilera de Fax: "Salir airosa de una coreografía, no te hace mejor bailarina".

"Si Nico Repetto me llama vuelvo a la tele de cabeza"

Una adolescente le muestra a una mujer detrás del mostrador las prendas de danza nuevas que se compró y le consulta acerca de si fue una buena adquisición; otras dos niñas esperan a que se haga la hora de la clase a pura charla en la escalera; y dos chicos se chistan en la otra punta de la recepción.

Aunque parezca el recreo de una escuela no lo es, al menos no de una convencional.

Se trata de El Centro (Acevedo 71, Caballito), un espacio para aprender danza creado por Daniela Fernandez, quien desde hace años bajó el perfil, dejó los móviles de Fax, ciclo de Nicolás Repetto (1991/2) y se dedicó a la enseñanza que la llena de alegría. Sincera, admite igual que con la vuelta de su "papá televisivo" le encantaría estar con él.

"Si Nico me hubiese llamado yo hubiese ido de cabeza porque las veces que trabajé con él la pasé muy bien y estuve en mi más alto nivel. Él consigue que la gente que tiene a su alrededor llegue a su tope.

Te hace sentir la presión, pero es la única manera para que uno vaya más allá de lo que está acostumbrado", explica la esposa del productor Gabriel Fierro y madre Martina, de ocho años, y de Juan, de un año y diez meses, mientras el bullicio y las risas de los niños ya suenan como una música ambiente. Y es con esa música con la que la egresada de la Escuela Nacional de Danzas baila hoy en día. No obstante, asegura que las luces de la tevé la siguen atrayendo.

"Me encantaría volver, tengo un montón de proyectos con los que voy golpeando puertas, hay que tener paciencia. Además a la tele o la puteas desde afuera o transás y tratás de cambiarla desde adentro", explica Daniela que cree que "si a la gente le das algo de mejor calidad también lo ve".

Porque si hay algo que a la bailarina y coreógrafa, discípula de Pépe Cibrián y Reina Reech, la pone mal son los escándalos y las peleas en la teve. "Yo me hice laburando no me hizo falta el escándalo, quizá no estaba de moda, pero hoy es tremendo", dice como televidente ofendida ante imágenes tales como las agresiones entre Graciela Alfano y Aníbal Pachano.

"Me parece horrible que se mezcle el lenguaje de la danza con eso. Yo miro el ´Bailando...´, pero reconozco que lo miraba más cuando el porcentaje baile y cháchara era más equitativo.
Ahora hay mucha pelea, entonces, cuando discuten lo saco. Me interesa ver las coreografías que tienen un nivel altísimo.

Además, -agrega entre risas- me parece genial que exista un programa así porque se pone de moda y yo tengo trabajo". Aunque de jurado no se ve. Mientras pasan adolescentes todo el tiempo, ella, canchera, sin inmutarse, cuenta que le resulta "muy doloroso calificar y tener que elegir un campeón porque hay muchas expectativas en juego". Claro que, dice, "Cada tanto me sale la bruja y me dan ganas de bocharlos a todos.

Pero no sé si me bancaría, por ejemplo, que ´la Mole´ Moli me pregunte por qué digo que baila mal.

O una Rocío Marengo que se enoja porque le pusieron bajo puntaje.

El punto es que el hecho de que salgan airosas de una coreografía no las convierte en bailarinas. Me molesta la falta de humildad que tienen.
FUENTE: DV

0 comentarios :

 
Ir arriba