lunes, 31 de enero de 2011

LAS IMPONENTES MANSIONES DE FAMOSOS.

En cuanto a las excentricidades de los empresarios y los famosos, en uno de los primeros puestos siempre se ubican sus residencias en las que plasman todas sus preferencias, gustos, muchas veces temores y, asimismo, sus inseguridades. Este último bien podría ser el caso de Daniel Hadad que en su country tiene una exacerbada cantidad de cámaras y un sofisticado sistema de seguridad. De la misma manera, empresarios y famosos se reflejan por completo en sus propiedades.



El argentino es, en si mismo, cholulo por naturaleza y, en consecuencia le pertenece la intriga de conocer las intimidades de las personalidades. Sumado a esto, el padecerse victima ante las carencias de los que muchos desbordan es, fundamentalmente, la esencia de nuestro inconformismo.

En base a esto, el enterarse de cómo son las propiedades de empresarios y famosos no resulta un detalle menor y menos aún sí, psicológicamente hablando, nos revelan indicios de sus lados ocultos.

Este es el caso de la propiedad de Daniel Hadad. El periodista, denominó a su country nada menos que `Masada´, cuyo su significado es, llamativamente, `fortaleza´ en hebreo. Sita en La Barra, el inmueble que está valuado en 7 millones de dólares cuenta con 1.425 metros cuadrados construidos con un sofisticado sistema de seguridad: sensores de movimientos, cámaras y monitoreo. Representando por completo los temores e inseguridades de quién se dice un periodista “incisivo”.

En el caso de la diva de los almuerzos, y bajo un costado un tanto más “humilde” si se quiere, podemos citar su casa de José Ignacio, que equivale a 3 millones y medio de dólares que representan la sofisticación de Mirtha en todos sus planos. Simulando una campiña francesa, con espacios blancos y mucha decoración en madera; cuenta con seis habitaciones en suite que son alquiladas a US$ 1.000 diarios durante el mes de febrero. Sin embargo, un dato interesante y de destaque es que, una de las últimas inquilinas se quejó por un olor nauseabundo que, decía, salían de las cloacas.

Por su parte, Susana Gimenez, que compró su casa `La Mary´ en Rincón del Indio, dicen, lo hizo con una “rebaja”. Por eso le costó “nada más” que 7 millones de dólares. De cinco hectáreas y estilo colonial. Posee además una piscina climatizada y un campo de golf propio oculto entre el bosque.

Para no ser menos, este año Marcelo Tinelli culminó la construcción de su mansión en La Boyita, que consiste en un loft personal y con entrada independiente. Con balcón terraza y un estilo de los ranchos californianos tiene además cancha de fútbol propia y salida directa a la playa. ¿El costo? 10 millones de dólares.

Pancho Dotto, por su parte, tiene una propiedad que le costó 4 millones de dólares y lleva el nombre de “Paraíso del Mar”, también en La Boyita y con un estilo chacra. Con botes y una onda playera, el representante plasmó en ella tambien parte de su personalidad y estilo propio.

Valeria Mazza en “Finca Valeria” invirtió 2 millones y medio de dólares y también decidió construirla en La Barra. ¿El estilo? Bien definido en un ajedrez gigante que se luce en su parque.

Amalia de Fortabat, con 5 millones invertidos, creó “Aldebrán”, en José Ignacio y con más de 2 mil metros cuadrados frente al mar. Conservadora y de estilo antiguo, sin despojarse de lujos sin embargo, la construcción rememora las islas griegas.

Por último, el reconocido productor, Adrián Suar hizo en Punta del Este una mansión hiper moderna de 1 millón 500 mil dólares.
FUENTE: DIARIO VELOZ

 
Ir arriba