viernes, 15 de abril de 2011

Se estrena "Los Marziano" con Guillermo Francella


Ojos azules, los dos, uno dice que los tiene más lindos que el otro. Se miran para hacerse reír y lo consiguen. Vimos esas miradas miles de veces en primer plano, en comedias familiares de horario central de la tele porteña. Ellos conocen el efecto y juegan sus cartas. Ésta es la primera vez que han compartido pantalla, grande o chica, y se confiesan con ganas de seguir.

Arturo Puig y Guillermo Francella son hermanos desencontrados en “Los Marziano”, tragicomedia que dirigió Ana Katz y que hoy llega a los multicines locales. Es la primera gran producción de la directora de “El juego de la silla” y “La novia errante”, ahora con sello de la 20th Century Fox en la apertura y llegada a las principales salas de todo el país el mismo día.

Un sueño cumplido para una directora que fue por el camino largo, el personal, sin prisa y sin pausa. Ella y sus cuatro protagonistas acompañan el estreno para prensa del film, en una sala inmensa de la zona del Abasto porteño. Mercedes Morán y Rita Cortese completan la lista de delanteros y los cuatro tienen casi idéntico protagonismo en la historia, una situación poco habitual en el cine de grandes figuras y que celebra el formato coral como trama y como itinerario.

Luis (Puig) y Juan (Francella), el mayor y el menor de los Marziano, el que provee y el indefenso. Uno vive en un country, está casado con Nena (Morán) y se ha obsesionado con una extraña ola de ataques a los golfistas del barrio privado: alguien está cavando pozos profundos en la cancha y los jugadores desprevenidos caen dos metros bajo el pasto verde, a esperar que los rescaten, que alguien los encuentre y les cure los raspones. Juan vive en Misiones, segundas nupcias.

Tiene una hija en Buenos Aires a la que ve poco y que no sabe cómo conocer mejor. No tiene trabajo pero ha conseguido una entrevista y allá va él en su moto. Se topa con un cartel en la ruta y se da cuenta de que no puede leer.

Una rara enfermedad neurológica es la excusa para llevarlo a la capital y allí comienza la espiral que intentará llegar al reencuentro de los hermanos, con Delfina Marziano (Cortese) en el medio, aliándose con Nena para componer la relación de los varones, quebrada durante años, y ayudando a Juan a buscar remedio.

Juan parece sin embargo más preocupado por digitalizar los casetes de un programa de radio que condujo hace años que en encontrar la solución a su problema. Francella en un registro diferente, más atento a las sutilezas que a disparar carcajadas. No es una comedia dramática.
Es una tragedia cómica y el tono de realidad que buscó Katz les marcó el norte a sus actores.
VER NOTA COMPLETA EN: LOS ANDES

0 comentarios :

 
Ir arriba