miércoles, 21 de septiembre de 2011

ZAIRA NARA SOLA Y SIN APUROS: "Lo sexual se me despierta sólo cuando encuentro a mi hombre",


FOTOS: GENTE.COM.AR

Zaira Nara con sólo 22 años, estuvo a punto de convertirse en esposa y "ama de casa" junto al uruguayo Diego Forlán, y aunque dice no arrepentirse de nada sostiene a GENTE, que hoy evalua que no estaba lista: "Hoy que vivo sola puedo asegurar que no estaba preparada para convertirme en ama de casa. Pude haber sido la mujer más feliz del mundo, pero disfruto más así, viviendo el día", aunque contó que cuando puso fecha para casarse, "sabía que estaba dando un paso que tal vez no era para una chica de mi edad. Pero no renunciaba con pena, porque mi estilo no difiere mucho de cómo hubiese vivido".

Ahora, Zaira estrena vida de soltera en su departamento de Las Cañitas, a un piso de la modelo y una de sus mejores amigas, Florencia Salvioni, y a dos cuadras de Paula Chaves: "Siento que vivimos como en Friends. Por primera vez experimento ese concepto de 'la comunidad' del que me hablaban mis amigas. En ese entonces, yo me iba al gym cuando ellas llegaban de bailar".

Aunque cuenta que, pese a insistencias de sus amigas, le cuesta salir y conocer gente: "Lo más loco que hago es ir al cine con amigas. Siempre me dicen: 'Zai. descontracturate un poco, relajá. Pero no me sale decir: '¡Qué lindo chico, me permito ir al cine con él. Soy demasiado medida. No sé si les doy miedo o qué. Muchos me dicen: 'En tu ambiente se te deben tirar todos'. Juro por mis sobrinos que nadie se insinúa".

Y asegura que el próximo hombre que elija será su marido, porque "sigo creyendo en vivir enamorada para siempre. Sabré que llegó el indicado cuando ya no me importe nada más en el mundo que hacerlo feliz", conluye.

En cuanto a sus necesidades "carnales" asegura: "Se hizo costumbre, puedo esperar (rompe en carcajadas). De todos modos, soy así desde que era chica. Cuando mis amiguitas iban a bailar y me contaban que habían besado a un chico, yo hacía "ipuaj!". Mi primer beso lo di a los 16 años, y desde entonces sólo besé a mis novios. Incluso hoy no tengo salidas ocasionales".

Y agrega: "Juro que me digo "¡vamos, divertite!". No puedo. No es que no tenga ganas, pero puede que esa energía hoy esté puesta en el Bailando y mi trabajo. Estando soltera, el sexo quedó en segundo plano. Lo sexual se me despierta sólo cuando encuentro a mi hombre".

Además, asegura que a la hora de pensar en una nueva pareja, hay cosas que no volvería a bancarse: "La distancia y el respeto por mi trabajo. Ya no podría mantener una relación en distintos países, ni estar con alguien que no entienda a una mujer independiente que trabaje tanto como un hombre".

Sin embargo, no se cierra a conocer el hombre ideal y revela su posible identikit:

Edad: "Entre 25 y 34. Después ya vienen con ex, hijos V mucho rollo. Si llegó soltero a los 35, me preocupa".

Estado civil: "Soltero, o al menos no casado por Iglesia. Que el cuento de hadas lo viva conmigo".

Profesión/ocupación: "Luego de haber estudiado Derecho durante un año y medio, podría interesarme un abogado. Me seduce la personalidad de un hombre de ley, por su mirada justa y correcta".

Look: "Me gusta el hombre relajado: jeans míos, alpargatas, ojotas o zapatillas, camisa tipo Abercrombie y anteojos Kaylian. Un playero que use traje para trabajar. Así he lookeado a alguno que otro, y después se apropiaron de la imagen".

Apariencia física: "Siempre me gustaron los morochos... lo que da indicios de que este test puede fallar (se ríe). "Pelados, abstenerse. No me interesa la perfección, nada de Ken. Pero debe tener estilo propio, reo o canchero me seduce. Altura: desde 1.72; no toleraría sacarle una cabeza".

Arte: "Si canta, me resulta más romántico que no entone. Si se levanta y abre las cortinas cantando afinado, o se hace el Bisbal con algún tema. Me deprimo. Elijo que toque la guitarra. Sería una buena escena para las noches de viernes con amigos".

Gusto musical:"Clásico, que sepa compartir buenos 'oldies' (80'y 90'). No me banco al rockerito".

La fe: "No me molesta que sea practicante, a no ser que los domingos me cambie la misa por la lancha. Lo místico en un hombre me suena a chamullo. Que intente hablarle y me diga 'gorda, ahora no, estoy meditando, me sacaría".

Deporte: "Odio a los pibes típicos que el sábado juegan el torneíto con amigos y se creen tan futbolistas que hasta concentran el viernes. Rugby: sufriría mucho viéndolo tan maltrecho. Natación: aburre. Box: me da asco el olor que largan los guantes. Golf para después de los 50. Creo que me quedo con un novio piloto de TC. El corredor me resulta muy macho. Esa cosa adrenalínica de la velocidad me puede".

Alimentación: "No me gustan los chicos que se cuidan. Prefiero ser yo la que sugiera comer pollo y ensalada porque tengo una campaña. Me encanta cuando a la hora del postre él me dice: 'gorda, pedí lo que quieras'. Que el hombre sea hombre y no cuente calorías".

Planes: "El teatro me suena a viejo: al Colón voy con mi abuela. Para la pareja es el cine. Además, me atraería mucho que un hombre me diga: 'Improvisemos, salgamos a la ruta, para andar sin rumbo escuchado música'. Me gustan los que son capaces de levantarse e invitarte a almorzar en Piñamar".

El control remoto: "Me harté de ver fútbol. Quiero a un novio al que lo atrapen las series".

Tareas del hogar: "Sólo me bancaría que cocine o me ayude a hacer la cama. Pero si entro y lo veo trapeando pisos o lavando platos, me desilusionaría (se ríe). Crecí escuchando a mamá quejándose por que papá no hacía nada. Y para mí es filtro". FUENTE: DV

0 comentarios :

 
Ir arriba