miércoles, 12 de octubre de 2011

LA EX CHICA G DENUNCIADA POR LAVADO DE DINERO



La Unidad de Información Financiera pidió el embargo preventivo, decomiso, congelamiento de cuentas e inhibición general de los bienes registrados a nombre de Gabriela Karina Ayala, una de las imputadas en la causa de “la narcomodelo”. Gabriela apareció en los medios hace dos años cuando una filmación la mostró cenando con Gerardo Sofovich. En ese entonces, dijo llamarse Gabriela Vitale y los medios la apodaron la Chica G.

El 13 de septiembre pasado, la Unidad de Información Financiera (UIF) se presentó ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico n°6, a cargo de Marcelo Aguinsky, y solicitó ser tenida por parte querellante en la causa “Fermín David Perez Moreno s/ Inf. Ley 22.415” que tramita ante ese juzgado.La causa judicial se originó cuando, en diciembre de 2009, María Noel López Iglesias intentó ingresar al país más de 55kg de cocaína proveniente de México, pero fue detenida por la Aduana de Ezeiza. Las investigaciones que siguieron a este hecho permitieron identificar una banda de narcotraficantes integrada por siete personas, entre ellas, la colombiana Angie Janeth Sanclemente Valencia –a quien los medios apodaron como “la narcomodelo”.También fue identificada como miembro de esa banda, Gabriela Karina Ayala, de nacionalidad argentina. Según las escuchas telefónicas realizadas, Gabriela era la encargada de las negociaciones con un ciudadano colombiano de nombre John Wilson Díaz Vélez y de manejar grandes sumas de dinero en ese país, dice el expediente penal.

Una ama de casa muy afortunada

Cuando fue citada a indagatoria, Gabriela Ayala dijo ser ama de casa. Sin embargo, la UIF encontró registrados a su nombre seis autos, cuatro inmuebles y un restaurante en la Cañitas llamado “Nascondiglio”.Entre los vehículos que figuran a su nombre se encuentra una camioneta BMW x5 –año 2007-, un Mini Cooper Sedan 3 puertas –año 2005-, un Peugeot Sedan 5 puertas XT Triptonic – año 2005-, un Jeep Cherokee Limited Diesel –año2000-, un BMW sedan 3 puertas 318 Tia Compact –año1998- y un Ford Mustang Coupe –año1997-. La valuación de estos autos supera los 700 mil pesos, dice el expediente.En las declaraciones juradas presentadas ante la AFIP, Gabriela Ayala no hizo mención alguna a los autos o las propiedades en las que aparece como titular. Por otra parte ella no habita ninguna de esas propiedades y la camioneta que usa es distinta a las que figuran en la enumeración anterior.La UIF también descubrió que el vehículo que conduce Gabriela está a nombre de la empresa Trinity Snow SA, radicada en Basavilbaso, provincia de Entre Ríos. Se trata de una camioneta BMW x6 a la que también están autorizados para conducir los colombianos Diego Fernando Rodríguez Espitia, Claudia Liliana Rodríguez Espitia y Johan Hirosthsh Castro Moreno Pas.De acuerdo a la información recabada por el organismo de control, la empresa Trinity Snow SA presentaría problemas financieros y poca actividad comercial. Es decir, tiene las características de una empresa fantasma.Cuando la UIF se presentó ante la fiscal Alicia Sustaita, quien interviene en la causa en la que Gabriela Ayala está imputada, para acercarle la información recabada por el organismo, la fiscal desestimó que se tratara de un caso de lavado. Les cerró la puerta en la cara, dijo una de las personas que presenció el intento de la UIF para aportar pruebas para la investigación del caso.Sin embargo, cuando la UIF le acercó la información al juez Marcelo Aguinsky no opinó igual que la fiscal. Ahora él deberá resolver si acepta a la solicitud de la UIF para constituirse como querellante en la causa.El pedido de la UIF tiene como objeto orientar la investigación para determinar el origen de los activos registrados a nombre de Gabriela Ayala. Según la UIF Gabriela Ayala estaría involucrada en maniobras destinadas a dar apariencia lícita a fondos provenientes de actividades criminales como el narcotráfico.La UIF también pidió, como medidas cautelares, el embargo preventivo, decomiso, inhibición general de bienes y el congelamiento de cuentas de Gabriela Ayala. Además solicitó se realice una investigación patrimonial de cada una de las personas involucradas en el caso.En octubre de 2009 Gabriela fue el eje de un gran escándalo cuando una filmación la mostró cenando en el restaurante Rond Point con Gerardo Sofovich. Más específicamente, en la filmación se lo veía a él dándole de comer a Gabriela en la boca.Aquellas imágenes dieron que hablar durante días a varios programas de chimentos, entonces Gabriela Ayala dijo llamarse “Gabriela Vitale” y los medios la apodaron la Chica G. También dijo ser piloto y dedicarse al “negocio de la aviación” y que fue en razón de esas actividades laborales que se había encontrado en Rond Point con Gerardo Sofovich la noche de la filmación. Aparentemente él habría estado interesado en la compra o alquiler de aviones.En sus declaraciones ante los medios, Sofovich confirmó que el encuentro había sido con motivo de negocios pero desmintió conocerla de antes e incluso saber a qué se dedicaba ella. Cuando se le preguntó acerca del negocio que Gabriela le propuso, Sofovich no quiso dar información, sólo dijo que lo rechazó por ser un disparate .Gabriela continuó en los medios por unos días más. Habló de un negocio de aviones, de una propuesta amorosa, de una supuesta parodia y, finalmente, todo quedó en el olvido.¿Qué hay de cierto en todo esto? Está en la justicia querer averiguarlo. La UIF ya probó que Gabriela Ayala no es una simple ama de casa. Ahora falta saber de dónde obtuvo el dinero para comprar semejante cantidad de bienes, que ni siquiera usa.
 FUENTE: FDCEO

 
Ir arriba