jueves, 23 de junio de 2011

Emilia Attias confiesa: “Muero de ganas de ser madre”


“La verdad es que quiero tener un hijo dentro de poco, como mucho de acá a un año y medio. Me gustaría estar embarazada en ese tiempo. Hace dos años que todo lo que hago es en función de mi familia”, dijo Emilia Attias. 


Espiritualidad y romanticismo. Esas fueron las dos premisas que prevalecieron en la paradisíaca isla de Caras, a donde Emilia Attias (24) y Naim “El Turco” Sibara (44) fueron para renovar sus votos de casamiento, dos años después de dar el sí.

Pero, lejos de protagonizar una reunión tradicional, la modelo junto a su esposo continuaron con su estilo espiritual y revivieron el rito Umbanda (con el cual en su momento se casaron) y la ofrenda a Iemanjá. Pasado al idioma castellano: la diosa del mar.

Rodeados de amigos y familiares, Emilia habló con la revista Caras sobre sus ganas de formar una familia y comentó: “Tenemos muchas ganas de tener hijos. Me muero por ser madre. Lo que pasa es que yo soy tan madre que pienso en mis hijos antes de tenerlos. Me gustaría tenerlos en un momento en que sepa que puedo frenar y dedicarle todo el tiempo a mi embarazo y estar los primeros seis meses con ella o él, y que eso no perjudique lo que pueda darle a mi bebé”.

Además, la actriz adelantó cuándo piensa tener un hijo: “La verdad es que quiero tener un hijo dentro de poco, como mucho de acá a un año y medio. Me gustaría estar embarazada en ese tiempo. Hace dos años que todo lo que hago es en función de mi familia. Desde que lo conocí a él (Naim), si era por mi deseo inconsciente hubiera tenido un hijo cuatro años atrás”.

Respecto de su confesa espiritualidad y ritos umbandas, muy comunes en Brasil en donde el turco tiene familiares, la pareja contó: “Le pedimos un hijo a Iemanjá” y explicó cómo fue la ofrenda a la reina del mar. “Vino un pai de Santo, una persona muy especial que oficia la ceremonia, con diez bahianas (que tocan los tambores) y un grupo de chicos y chicas que bailan, vestidos de blanco y con collares de flores, que luego serán las ofrendas que se lanzan al mar. Todos tienen que pedir deseos para la pareja” contó Emilia y dijo que, luego de recitar unas canciones, se llevan las ofrendas mar adentro para que Iemanjá cumpla los deseos. El de ella, ya lo sabemos: ser mamá. (Ciudad)
FUENTE: el once

0 comentarios :

 
Ir arriba